Mochila Oxsitis Hydragon 10. Análisis, test y opinión personal.


Cuando creía que estaba todo inventado en el mundo de las mochilas para correr, que ya poquitas marcas faltaban por unirse a la fiesta y que nada podía sorprendernos, aparecen por aquí los señores franceses de Oxsitis para empezar a introducir sus productos en España. Una marca de la que jamás había oído  hablar, que tuve que teclear varias veces en Google hasta que di con su web y que luego ya caí en quiénes eran, puesto que en mis dos participaciones en el Ecotrail sí había visto bastantes mochilas suyas.

Con un catálogo no muy amplio de cuatro mochilas y dos riñoneras lo que verdaderamente destaca en ellos es su línea de geles y bebidas energéticas y, especialmente, la forma de tomarlas ya que se pinchan en un un tubito similar al de las bolsas de hidratación y que además varía en la consistencia dependiendo de la temperatura exterior en la que nos encontremos.


El modelo que estamos utilizando es la Hydragon 10, como su propio nombre indica, de diez litros de capacidad y suficiente para la gran mayoría de carreras que podemos realizar. Dos primeras cosas antes de nada: admite exclusivamente bolsa de hidratación y es muy importante acertar con la talla que necesitemos, prefiriendo pecar de que nos vaya algo pequeña a que sea grande.

Visualmente, chula lo que se dice chula no es. La guapa de verdad es la edición limitada, pero como no vamos a salir con ella un sábado por la noche (o igual sí, pero no de marcha) que sea más bonita o menos no nos importa.



El tema del camel a mi no me afecta, puesto que lo prefiero a utilizar bidones, pero sois muchos los que optais por ellos por comodidad para beber y rellenar. Y respecto a la talla, la Hydragon es adaptable al cuerpo en la parte inferior y lateral con un sistema de velcros, pero en la parte superior el ajuste es fijo. Tampoco supone un problema, yo la he utilizado en dos salidas de 6 horas y 4 horas y no he tenido problemas al respecto de la estabilidad. Por cierto, que en el ajuste inferior lleva dos accesorios portadorsal.

Puntos a favor, me gusta mucho la cantidad de bolsillos y compartimentos en la parte delantera. Tirantes anchos y con capacidad para llevar cosas y tenerlas a mano: geles, barritas, móvil, frontal, salida para cascos de Ipod... Unos con cierre velcro y otros con cremallera. Igualmente salen los dos tubos de hidratación, uno para pinchar los geles. Personalmente, cuantos más bolsillos lleve una mochila en la parte delantera mucho mejor, para llevar las cosas importantes a mano y dejar atrás sólo lo que vayamos a utilizar en momentos puntuales.


El sistema de anclaje de bastones es el mejor que he probado hasta la fecha. Hablo de los plegables que yo utilizo. Fáciles de poner y quitar, uno a cada lado, no se cantean que es de lo que se trata cuando los anclas en la mochila. Eso sí, para cogerlos y dejarlos debes quitarte la mochila, no se pueden sacar directamente de la espalda.

Y como todo no podía ser bueno, creo que es bastante mejorable la parte trasera y sus dos compartimentos. Uno destinado a la bolsa de hidratación, grande de dos litros de capacidad, separado de la espalda por rejilla que favorece la transpiración, el secado rápido y no da tanto calor como otros modelos. El segundo compartimento, igualmente de bastante capacidad pero un poquito mal distribuido. Allí va alojada la manta térmica y también tiene un cuadrado muy acolchado para llevar cualquier artículo susceptible de romperse (móvil, cámara de fotos). Lo malo es que sólo tiene una pequeña división mal, y si queremos llevar más cosas como ropa, más comida, gorra... lo tenemos que echar un poco "a la brava". Como la cremallera de cierre es vertical, si la mochila no está tumbada corremos el riesgo de que se nos desparrame la carga. A cambio, no es necesario sacar todo lo de arriba si queremos acceder a algo del fondo, puesto que de esta forma se llega fácilmente a todo.

En resumen, ¿se trata de una buena mochila para correr? En mi opinión sí, y sobre todo para competiciones en las que el material obligatorio que se pide sea bastante. Cumple en aquello a lo que yo le doy más importancia: que no se mueva y que no notes que la llevas durante las bastantes horas que estaremos en carrera. Tiene muchos bolsillos de fácil acceso y podemos dividir el material con facilidad en la parte delantera. Si llevamos bastones los podremos encajar fácilmente como ya hemos dicho. Es bastante mejorable la distribución del espacio en la parte trasera y quizás tampoco hiciera falta una bolsa de hidratación de dos litros de capacidad. Su precio también es un hándicap: 120 EU en la web de Oxsitis, aunque creo que cuando comience la distribución en España bajará algo.

Me queda por probar su sistema de bebidas energéticas y de geles pinchándolos en el compartimento. Eso, para otro día.

Respecto a si es recomendable o no, todo depende del tipo de carrera que vayamos a hacer. Como he comentado antes, para una ultra con mucho material obligatorio, muchas calorías obligatorias (tipo el antiguo Trail Aneto) y autosuficiencia sí sería muy válida. Para una competición con avituallamientos y con poco material, quizás sea excesiva, aunque todo depende de lo que nos guste llevar. De hecho, yo me estoy pensando utilizarla en el próximo Gran Trail Peñalara , y eso que el material que piden es mínimo.


Otras 14 millas a la mochila, en 2h14'. Sigo manteniendo el tiempo de entrenamiento pero bajando un poquito el pistón en los ritmos. 550 mts positivos en un buen entrenamiento.

IPOD: Héroes del Silencio. Live in Germany.
EQU: Salomon XR Crossmax / Camiseta Altus Guyana / Pantalón Sport Zone

1 comentario:

  1. hola. Donde se puede conseguir la edicion limitada?

    ResponderEliminar