Momentos complicados en un vida plana.


Hay gente que corre para evadirse de los problemas diarios, que utilizan el running como una vía de escape. Les sirve para expulsar la mala leche del cuerpo, olvidar los malos rollos y evadirse. En mi caso es todo lo contrario. Lo reconozco, soy débil de mentalidad y cuando las cosas no van bien en el resto de mi mundo, tampoco funcionan en la parte que le toca al running. 

Soy una persona muy poco complicada. Las mismas rutinas diarias, los mismos horarios, los habituales momentos de ocio, normalmente sin ningún guiño a nada que no esté planificado con anterioridad, incluso con meses de anticipación. Soy así, incluso demasiado plano, igual hasta aburrido, pero es mi manera de ser feliz. Todo esto, que así de primeras resulta maravilloso, se derrumba cuando sucede algo imprevisto, cuando mi línea diaria temporal deja de ser plana para ser un perfil lleno de picos, de ascensos y descensos.

Después de unos años muy tranquilos, de una vida muy relajada y ordenada sin sobresaltos, últimamente está tocando vivir momentos complicados. Al susto de la semana pasada con mi madre, que todavía está ingresada, se ha unido de sopetón ayer el despido de Bea en la empresa en que la que trabajaba, engrosando las filas del paro de un día para otro y encima con algún problema añadido. Ni buscado ni, sobre todo, merecido. Quien conozca a Beatriz lo sabrá. 

Así es como están las cosas ahora, y así es como estoy entrenando desde hace una semana. Fatal, mal y sin ganas. Pocos kilómetros, menos horas, pocos abdominales y nula motivación. No consigo desconectar la mente del resto de la vida. Para mi el running es un complemento cuando el resto de los planetas están alineados. Si no es así me cuesta muchísimo salir a entrenar, y ahora mismo me está costando. Aunque me lo tome como una obligación, aunque las piernas quieran correr la cabeza está en otra parte, muy lejos de los caminos. 

No ha sido un post como los que estáis acostumbrados a leer, pero no siempre todo va a ser de color de rosa. Desgraciadamente.



Hoy me ha acompañado Beatriz. He aprovechado para enseñarle los montes de La Muela y hacer un recorrido juntos por mis lugares de entrenamiento diario. Poco importan los kilómetros que hayamos hecho, hoy no se trababa de eso. 

EQU: Zapas Salomon XR Crossmax (205 millas) / Camiseta Altus Bora + Altus Guallatiri + interior Nike / Pantalón Sport Zone

9 comentarios:

  1. Me he sentido muy culpable al leer tu post. Tienes mucha razón. Cómo lo siento. Espero que pronto todo vuelva a la normalidad y puedas disfrutar como antes. Te lo mereces. Un beso amor.

    ResponderEliminar
  2. Eso es un team como Dios mmanda. Alfonso si siendo plano me has conquistado, imaginarte con curvas :-) . Bea eres fuerte y desprendes alegría, paz, buen rollo... No te dejes tumbar por este temporal hay que sacar las velas y remar, pronto estaréis juntos en la orilla otra vez. Abrazos pareja.

    ResponderEliminar
  3. Animo chicos, que enseguida mejorara la situación. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vivimos una época convulsa, y es inevitable trasladar las emociones y estados de ánimo a todas las facetas de nuestra vida. Física y químicamente es innegable que si estás feliz corres feliz y cumples tus metas. Cuando estás muy decaído simplemente no tienes hacia donde correr, no tienes ninguna meta que alcanzar. Ánimo y adelante.

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo a los dos y sobre todo a Bea. Enhorabuena por estar juntos y ser un gran equipo. Así saldréis / saldremos todos adelante.

    ResponderEliminar
  6. Mucho ánimo y pensar que cuando una puerta se cierra otra se abre. Seguro.

    ResponderEliminar
  7. Seguro que salís fortalecidos de todo esto. Siguiendo con el símil, cuando se pasa del llano a la montaña se aprecia la dureza del medio pero, al final, siempre se sale fortalecido. La ruta no se acaba aquí, sólo comienza la cuesta arriba, y luego volverá el llano y la bajada y vuestro equipo seguirá unido y más fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Soy lector habitual de tu blog, me parece altamente motivante y un placer de leer día a día, eres motivo de inspiración para mucha gente que te sigue silenciosamente, compartimos tus ilusiones aunque sea a menor escala, y nos haces partícipes de tus proyectos.
    Espero devolverte algo de la motivación que nos das a los aficionados a correr, al nivel que sea. Mucho ánimo, que sepas que cuentas con nosotros en esta pequeña cuesta arriba que te viene y espero que estos comentarios te sirvan al menos de pequeña ayuda para superarla. ÁNIMO!!!!!!!!

    ResponderEliminar